¡Adiós impurezas!

El polvo y contaminantes ambientales pueden acumularse en la piel de tu rostro. Sin una rutina de higiene adecuada puedes sufrir de imperfecciones y granitos, ya que esta suciedad y la secreción de sebo tapa los poros.

Con el 1, 2, 3 de Asepxia deshazte de las impurezas y luce un cutis limpio y fresco:

  1. Lava tu cara con Asepxia® Jabón, tanto en la mañana como en la noche, su ingrediente ACNIL Control® te ayuda a eliminar y/o controlar la grasa en tu piel.
  2. Limpia el exceso de grasa que produce el brillo en tu rostro con Asepxia® Toallitas, las veces que lo necesites, lo cual también te ayudará a prevenir la formación de imperfecciones.
  3. Utiliza Asepxia® Jabón Exfoliante, sobre todo por la noche, ya que auxilia en el proceso natural de renovación celular cutánea, al eliminar las células muertas de la epidermis (capa externa de la piel). Asimismo, es recomendable este paso por la noche, debido a que el proceso de reparación celular que hace la piel, es más rápido durante este momento.

De esta forma, el lavado, exfoliación y eliminación del exceso de grasa favorecen una adecuada renovación de las células de tu piel y la circulación sanguínea del rostro para hacerlo lucir sano y bello.

Recuerda tener las manos perfectamente limpias al tocar tu cutis, de esta manera previenes infecciones y lesiones en tu piel.

También puedes recurrir a Asepxia® Emergencia que combate, seca y cubre imperfecciones de forma rápida y efectiva.

Share