¿Comer chocolate daña tu piel?

Probablemente has oído a más de una persona decir que comer chocolate es terrible para la piel, que la llena de grasa, y que si caes en la tentación de comerte esa barrita el día de hoy mañana tu cara sufrirá las consecuencias, pero ¿eso es realmente cierto?, ¿comer chocolate daña la piel irremediablemente?

Cacao, chocolate y salud de la piel

Lo primero que debes saber es que el chocolate y el cacao suelen verse como la misma cosa cuando no lo son, poseen cualidades distintas y uno tiene muchos más beneficios que el otro.

Para fabricar el chocolate las semillas de cacao se muelen y separan en dos productos: el polvo de cacao, utilizada principalmente en repostería; y la manteca de cacao, que suele ser el principal ingrediente en los chocolates que conocemos y consumimos.

Ambos ingredientes poseen aminoácidos, grasas y flavonoides que inciden directamente en una mejor salud y apariencia de la piel, protegen los tejidos del envejecimiento prematuro, mejoran la presión sanguínea y regulan el azúcar en la sangre, pero es el polvo de cacao el que los contiene en mayor cantidad.

Manteca, azúcar y leche, la ruina del chocolate

La manteca de cacao contiene ese sabor “chocolatoso”, pero es naturalmente amarga, por lo cual los fabricantes agregan sustancias como leche, saborizantes artificiales, colorantes, conservadores, azúcar y aceite vegetal; que junto con diversos procesamientos la vuelven mucho más dulce, aunque sacrificando muchas de las propiedades que tenía el grano en primer lugar.

Si bien el chocolate comercial que encontramos en cualquier tienda o supermercado contiene cacao, suele tenerlo en mínimas cantidades; además de muchas otras cosas que más bien pueden afectar la salud de la piel haciéndola propensa a sufrir desde granitos y puntos negros, hasta resequedad, líneas finas y arrugas prematuras.

¿Le decimos adiós al chocolate?

Pero no te agobies, lo anterior no quiere decir que debas decirle adiós a esa dulce tentación, pero es necesario tomar en cuenta ciertas cosas al momento de elegirlo para evitar que nuestra piel nos arruine el día:

  • Prefiere el chocolate oscuro o negro.
  • Evita el chocolate blanco.
  • Revisa que el primer ingrediente en la etiqueta sea cacao o licor de cacao y no azúcar.
  • Busca los que tengan un porcentaje de cacao arriba de 70%.
  • Limita tu ración a no más de 6 gramos diarios.

Comer chocolate no dañará tu piel al instante, pero consumirlo en exceso e indiscriminadamente podría hacerlo; así que la próxima vez que tengas ese antojo piensa en tu piel y elige la mejor opción.

 

 

Fuentes: 1) Harvard T. H. Chan, Dark chocolate, The Nutrition Source, School of Public Health, www.hsph.harvard.edu, Estados Unidos. 2) Harvard Health Publishing, Chocolate and your health: Guilty pleasure or terrific treat?, Harvard Men’s Watch, Harvard Medical School, Estados Unidos, 2009. 3) Harvard Health Publishing, Don’t fall for these skin myths, Healthbeat, Harvard Medical School, Estados Unidos. 

Share