¿Cómo afectan las hormonas a tu piel?

Durante la adolescencia el cerebro libera un conjunto de hormonas que causan diferentes cambios: hormonas del estrés, hormonas del crecimiento y particularmente hormonas sexuales; las cuales se reflejarán especialmente en todo el cuerpo, incluyendo la piel pero ¿cómo afectan el cutis exactamente?, ¿podemos hacer algo para atravesar esa etapa de la mejor forma?

Lo primero que debes saber es que existen dos tipos de hormonas sexuales principales y que tanto hombres como mujeres las poseen, solo que en distinta cantidad, lo cual será clave en la forma como se desarrolle la salud de la piel.

Testosterona

Esta hormona tiene diferentes efectos en el organismo, especialmente en el de los hombres. Se encarga de generar el crecimiento de los genitales, el cambio de voz y la producción de esperma; sin embargo, en ambos géneros influirá en el desarrollo de músculos y huesos, en el deseo sexual, en el vello y en la producción de sebo, el cual está directamente relacionado con el surgimiento de granitos, barros, espinillas, con la lubricación e hidratación de la piel.

Estrógeno

Las mujeres poseen una mayor cantidad de esta hormona, la cual es clave en su desarrollo menstrual y reproductivo, pero también tiene enormes efectos en el cutis entre los que destacan: aceleración del proceso de cicatrización, protección contra el envejecimiento prematuro, impacto en el grosor y humectación, además de activar la producción de colágeno que le da al cutis una apariencia más firme y fresca.

¿Puedo hacer algo para evitar que las hormonas afecten mi piel?

Ambas sustancias son necesarias para mantener la salud de la piel y a lo largo de la vida sus cantidades se van modificando en el cuerpo, pero es durante la adolescencia cuando estallan en él diariamente en un sube y baja.

Estos desajustes hormonales pueden traer todo tipo de efectos negativos en tu piel como granitos, puntos negros, resequedad o exceso de grasa, pero hay un par de cosas que puedes hacer para disminuir ese impacto:

  • Lava tu cara perfectamente dos veces al día.
  • Utiliza productos específicos para tu tipo de piel.
  • Hidrata tu rostro después de limpiarlo.
  • Lleva una alimentación equilibrada.
  • Toma suficiente agua todos los días.
  • Haz ejercicio.
  • Duerme lo suficiente cada noche.

Las hormonas harán de las suyas en tu cuerpo durante un rato, pero si tomas las debidas precauciones podrás salir de esa batalla sin problemas; así que cuida tu piel todos los días y no olvides consultar a un especialista ante cualquier situación que parezca fuera de lo común.

 

 

Fuentes: 1) Steveson Susan; Thorton Julie, Effect of estrogens on skin aging and the potential role of SERMs, US National Library of Medicine National Institutes of Health, NCBI, 2007. 2) Harvard Health Publishing, The adolescent brain: Beyond raging hormones, Harvard Medical School, 2011. 3) Aguirre Claudia, Hormones and Your Ski, The International Dermal Institute, Estados Unidos. 

Share