¿Por qué tu piel necesita exfoliarse?

La piel es el órgano que delata más fácil la edad. Es sencillo, las personas que suelen tener la piel seca y áspera parecen mayores y aquellas con una piel grasa y brillante suelen verse más jóvenes, pero ninguno de los extremos es tan bueno para ella.

Uno de los pasos más importantes para el cuidado de la piel que solemos olvidar con frecuencia e incide directamente en cómo se ve es la exfoliación; un paso que puede ayudarnos a lograr el balance perfecto en nuestro cutis para que luzca y se sienta saludable, hermoso y libre de cualquier molesta imperfección.

¿Qué es la exfoliación?

La capa externa de la piel está cargada de células muertas que la contaminan, hacen que se vea opaca y la vuelven más propensa a generar granitos o puntos negros. La forma de evitar que esto suceda es mediante la exfoliación, una técnica que sirve para limpiar y eliminar esa capa, promoviendo que surjan nuevas células.

¿Cómo sé si necesito exfoliar mi piel?

En realidad todas las personas necesitamos exfoliar nuestra piel al menos 2 veces por semana y llegada la adolescencia es el momento ideal para comenzar a hacerlo. Lo importante más bien es identificar qué tipo de técnica necesitamos, conforme nuestra piel sea más sensible necesitaremos algo menos agresivo.

¿Cómo exfolio mi piel?

Básicamente existen dos maneras de exfoliar la piel que pueden hacerse juntas o por separado; la primera consiste en el uso de cepillos o toallas especiales, que sirven para eliminar la piel muerta al usarlos directamente, pero corremos el riesgo de ser demasiado rudos al usarlos y eso podría generar irritación y daño extra a la piel.

Jabón exfoliante, el ideal

La segunda opción y la más recomendable es utilizar un producto especialmente para tu tipo de piel, que ayude a romper los enlaces que mantienen a las células muertas adheridas a ella, los jabones limpiadores son ideales para esa tarea.

El jabón Asepxia exfoliante farma contiene ácido salicílico y esferas de jojoba que ayudarán a exfoliar profundamente tu piel, al mismo tiempo que previene el surgimiento de puntos negros y granitos.

No te olvides de la humectación

Es importante señalar que una vez exfoliada, tu piel necesita ser humectada con ayuda de alguna crema especial para piel seca, grasa o sensible dependiendo de cuál sea tu caso, esta penetrará mucho más fácil sellando la hidratación y mantendrá tu piel suave y sana.

Mantener un rostro y cutis hermoso requiere cuidados diarios, no dejes que las imperfecciones invadan tu piel, mantenla sana y radiante recordando los básicos para lograrlo: limpia, exfolia y huméctala siempre.

 

Fuentes: 1) Harvard Health Publishing, Skin Care and Repair. 2) Murad.com, Why exfoliate?, 2014.

Share